viernes, 15 de febrero de 2013

La prisionera de las sombras.

Buenos días a todos. Parece que esto de desvelar pequeños detalles os gusta porque cada vez tengo más visitas. Muchas gracias por vuestro interés.
Así que os dejo una nueva frase. ¿De quién? Pues de nuestro personaje femenino favorito. Ya que el último día os conté cómo surgió su nombre, hoy os traigo unas palabras suyas que definen bastante bien el concepto que tiene de sí misma y que también os darán una idea del porqué del título del libro.

-No me perderás porque nunca me has tenido. La muerte es mi única dueña. Soy prisionera de las sombras. Ya te lo he dicho: he tomado una decisión. Quiero que la respetes.

Optimista la chica, ¿verdad?

sábado, 9 de febrero de 2013

Anaïs, Anaïs

Lo prometido es deuda así que, aquí me tenéis de nuevo.
Sois ya muchos los que me habéis dicho que os encanta el nombre de nuestra protagonista. Bien, pues hoy os voy a contar de donde salió. Porque, si bien el del resto de personajes lo tuve más o menos claro desde el principio, este tardó mucho tiempo en llegar. De hecho, mientras escribía gran parte del libro la llamaba simplemente "ella".
Como ya os he ido adelantando, Anaïs es una noble francesa del Renacimiento. Por ello quería encontrar un nombre que, obviamente, fuera francés y que sonara aristocrático y algo antiguo. Así que buscando en internet y con ayuda de mi profesora de francés reuní una larga lista de nombres que cumplían los requisitos... excepto el de gustarme. Tras mucho tiempo de búsqueda infructuosa y cuando la pobre ya iba a quedarse con Geneviève, una mañana, mientras me cepillaba el pelo distraídamente, se me ocurrió leer el nombre de uno de los muchos frascos de colonia que tiene mi madre en una estantería del baño. Se llamaba Anaïs, Anaïs y, a mi gusto, olía bastante mal.... pero me dio una buena idea.
¿Conclusión?
La primera, el trabajo de documentación sobre nombres franceses no me sirvió de nada.
La segunda, mi madre tiene cantidad de colonias raras.
Y, la tercera, a veces lo que buscamos está más cerca de lo que creemos.

Besos a todos y, recordad, que la vaguería, como la mía de no leer lo que siempre había estado ahí, no os impida daros cuenta de lo que tenéis delante.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Pequeño adelanto, pequeñísimo.

Hola de nuevo a todos. Sé que llevo mucho tiempo sin contaros cosas nuevas, pero es que estoy tan a la espera de noticias como vosotros. De hecho, creo que últimamente "lo bueno se hace esperar" se ha convertido en una especie de lema para mí, en un intento de no caer en la desesperación.
El caso es que, para amenizar un poco la espera, os prometo a partir de ahora hacer pequeñas entradas con frases del libro o adelantándoos algún detalle sobre los personajes.

Hoy, para empezar, os dejo una frase de un personaje principal del que todavía no os he hablado: David. Creo que este fragmento os permitirá haceros una idea de su personalidad, por lo que no os voy a contar nada más de él... todavía.

Prefiero defenderme a huir, atacar a defenderme. No dejaré que me encuentre; seré yo quien dé con él. ¿Cuál es mi plan, mi táctica de combate? Creo que optaré por la improvisación, no por nada, sino porque es lo único con lo que cuento.

Ahí está. ¿A quién va a enfrentarse? Ahhh.....